TRADUCTOR DE IDIOMAS

lunes, 7 de agosto de 2017

Son tal para cual...

Son tal para cual. Son almas gemelas. Son dos naranjas. Son dos azucenas. Son yin y yang. Son hembra y macho. Son mujer y hombre. ¿Quiénes son? Él y ella. Ella y él. El orgasmo atiende a las sedas y mosaicos en flor. Son un par de exhaustos ante el dolor, y el alivio físico (Sandricuentos 451).

Es ácida, decía su madre...

Es ácida, decía su madre. Es tibia, decía su padre. Es huérfana, decía la abuela. Es mensa, decía el hermano. No. Nada es así, decía ella. Me duelen las mejijllas, los codos y las rodillas, se decía la chiquilla. Una tarde se hizo caja y guardó lo mejor de ella; ¡soy un tesoro, que nadie ha descubierto! Luego se durmió (Sandricuentos 450).



jueves, 27 de julio de 2017

Cada noche sale del árbol...

Cada noche sale del árbol. Ella es árbol. Sus cenizas yacen en ese lugar. Raíz. Semilla. Hojas. Nada respira como antes. Ella no tiene nariz. El tacto la despierta, y siente. Es paciente. Ella es árbol. El bosque huele a lignina y a fantasma. Ella, el alma en pena, borra su huella (Sandricuentos 449).


¡¡¡Tulipas encolerizadas!!!...

¡¡¡Tulipas encolerizadas!!! Ella se columpia, y cae al vacío, pero jamás se saca las zapatillas de pompón. Huele a tifón, y huele a jabón. ¡Maldito corazón! En un mapa de semillas, al viento, ella ríe de cosquillas, en dos tiempos. Va y viene, va y viene; no se detendrá. Su nombre es: Vida (Sandricuentos 448).



miércoles, 5 de julio de 2017

La dama de los secretos, secretea y secretea...

La dama de los secretos, secretea y secretea. La otra, la oyente, se hace la "pan de huevo"; disimula que no sabe. Mientras una parlotea, la otra jamás insinúa algo. La segunda no sabe de conventillos, porque es sorda (Sandricuentos 447).



domingo, 25 de junio de 2017

Aquella tarde sería inolvidable...

Aquella tarde sería inolvidable. El parecido entre las dos generaciones doblegó las ramas del árbol de la vida. El tiempo se detuvo y, ambas, madre e hija se hicieron karma en la fatiga de los ángulos paralelos. Sangre de mi sangre (Sandricuentos 446).


sábado, 24 de junio de 2017

Ella lo recuerda como si fuera ayer...

Ella lo recuerda como si fuera ayer. Sus manos entrelazadas buscaban la danza efímera de la juventud perdida. El reflejo del espejo se dejó de sentir. La humedad, el olor a madrugada, y el carmesí -de aquella cama- se desintegró. Jamás se lo dijo, pero ella lo amaba... No lo sabía, hasta entonces (Sandricuentos 445).


martes, 13 de junio de 2017

¡Google, doodle!; ¿qué tienes en tu cáctus?...


¡Google, doodle!; ¿qué tienes en tu cáctus? Tu espina virtual reparte flores en el espacio. Anida colores de tulipanes la abeja cibernética en su retoño. Quien cuida y cría puede ser mamá y/o papá (Sandricuentos 444).

martes, 6 de junio de 2017

¡Salta, salta, salta, pequeña langosta!

¡Salta, salta, salta, pequeña langosta!, cantaba su tía. ¡Lindo pajarito!, le llamaba su abuelo. ¡Cachumo, guatúbelo!, le apodó su padre. Ella, corría por el jardín, mientras el arco iris peinaba sus crespas vertientes. La niña en movimiento jamás se cansa; ¡ella alza sus brazos al viento! Géminis de nacimiento -con una pizca de Tauro-, su madre la bautizó Sandra -protectora de hombres-, y Sofía... quizás por filosofía (Sandricuentos 443)


martes, 23 de mayo de 2017

Matorral de pelos alados, árbol...

Matorral de pelos alados, árbol. Ramas de raíces ancestrales, mujer. ¿Qué te pasa que estás inclinada?, le pregunta, y ésta le responde: Lo mismo que a ti, espejo de mi alma (Sandricuentos 442).


AQUÍ, SANDRICUENTOS POR MES Y AÑO EN CUADRO EMERGENTE: